¿Por qué arrasan los Cazadores de Libros en Sevilla?

En poco más de un mes, el grupo Cazadores de Libros de Sevilla suma más de 23.000 miembros en Facebook y reaviva con creces el interés por los libros libres que había generado el bookcrossing años atrás.

La iniciativa de cazar libros, que comenzó en Bélgica y ha tenido réplicas en Lisboa y México, se está expandiendo desde Sevilla por pueblos y ciudades. Hablamos con su administrador, Álvaro Martel, y con algunos de sus integrantes para entender el secreto de este fenómeno.

POR Sonia Domínguez / SEVILLA, 27 OCT 2016

En un momento en el que el CIS arroja, encuesta a encuesta, resultados demoledores sobre el interés hacia la lectura, y cuando distintas instituciones sevillanas están trabajando en un Plan Integral de Fomento de la Lectura, surge una iniciativa ciudadana que no sólo gana adeptos día a día, sino que demuestra las ganas que la gente tiene de convertir los libros en experiencia. En juego, tesoro, emoción.

Se trata de los Cazadores de Libros de Sevilla, un grupo en Facebook que en apenas un mes ha congregado a más de 23.000 seguidores y que aspira a convertir la ciudad en una enorme biblioteca al aire libre.

Cuando Álvaro Martel, lector común y administrativo en el SAS, vio un vídeo sobre cómo en Bruselas los Pokémon Go eran sustituidos por libros, decidió trasladar esta idea a Sevilla.

Aquella noche de septiembre no imaginaba que su vida se convertiría en 24 horas pegado a una pantalla para gestionar el crecimiento insólito del grupo, ni que acabaría sintiéndose “desbordado y emocionado” ante el entusiasmo con el que la gente ha recibido y ha hecho suya esta iniciativa. De Utrera a Dublín, de Cuenca a Dos Hermanas, de Gerena a Las Palmas de Gran Canaria.

Los integrantes han respondido con entusiasmo a esta iniciativa

Los integrantes han respondido con entusiasmo a esta iniciativa

Espíritu participativo

Álvaro no está solo en la “revolución” de administrar el grupo ni en la organización de liberaciones, como las que ya han realizado durante la Noche en Blanco o durante la carrera solidaria de lucha contra el cáncer infantil.

Le acompañan Javi Martel, Fernando Brazo, Vicky Bascarán y Marcos Herrera, quien se está encargando de la aplicación móvil y de la web que muy pronto verán la luz. Pero, sobre todo, le impulsa el espíritu participativo de las personas que, en sus barrios o pueblos, se dedican a liberar o cazar ejemplares.

“En una sociedad en la que vamos todos a lo nuestro, esto está sacando cosas muy buenas de la gente y la gente está demostrando que es muy generosa”

La gente está participando muy activamente. Todo el mundo tiene libros en casa que está dispuesto a liberar. En una sociedad en la que vamos todos a lo nuestro, esto está sacando cosas muy buenas de la gente y la gente está demostrando que es muy generosa”, asegura Álvaro.

Además de la implicación individual, la Asociación de Vecinos Santa Genoveva Tiro de Línea donó una gran cantidad de libros que se escondieron en la plaza de España. Hubo una liberación masiva en el parque del Tamarguillo que envolvió a los niños de la zona, mientras que la librería de segunda mano Rola Libros y la editorial de autoedición Círculo Rojo también han donado ejemplares.

Algo tiene esta idea que se expande y arraiga por todas partes. En Málaga, el periodista Vicente Moros gestiona a un grupo de más de 3.000 personas. En Fuentes de Andalucía, Mari Carmen Ruiz Serrano ha involucrado a mil vecinos de un total de 7.000 habitantes, con un alto índice de participación entre niños y madres. Desde Utrera, Juanlu Galán ha regalado un vídeo explicativo, mientras que a Álvaro Martel le han pedido que abra grupos en el País Vasco, Girona, Vigo, Madrid, Barcelona y hasta en Dublín.

Mecanismo sencillo

Cazar libros no tiene mayor secreto. De hecho, la única diferencia con el bookcrossing es que los libros se esconden.

Consiste en liberar un libro en algún lugar de la ciudad, bien envuelto para que no se estropee y con un papel explicativo sobre la iniciativa. Con el hashtag #libroliberadosevilla, el participante publica en Facebook fotos que ofrezcan pistas sobre en qué sitio se encuentra, así como el código postal, y ya todo está dispuesto para la caza.

El lema es “disfrutad de la lectura, del aire libre y de esta preciosa ciudad”

Álvaro reconoce que “tiene un componente de juego muy fuerte. Vas por la calle buscando un sitio donde dejar el libro, miras hacia los lados y parece que estás haciendo algo malo. Cuando encuentras algún libro, te da una alegría inmensa”, explica Álvaro.

Quien lo ha probado, habla de ilusión, emoción, subidón, adrenalina, excitación…

Libros en la calle

Últimamente, en Sevilla a los libros les gusta respirar la calle. Si el Zoco de Libros reúne un sábado al mes en la Alameda de Hércules a las editoriales independientes, y el Espacio Colombre -el callejón menos conocido de Triana- sacaba en verano su Librería Ambulante, la Asociación El Pinsapo está intentando crear un Punto de Lectura en el Parque de María Luisa.

Pero el éxito arrollador ha sido para este grupo, que ha removido el interés y el entusiasmo como pocas iniciativas lectoras lo han hecho, y que está dando pie a todo tipo de ideas, como el préstamo directo de libros entre personas.

cazadores-de-libros-12

La lectura se envuelve en el regalo de la experiencia

Le pido a Álvaro que me cuente cuál es el secreto.

Él ríe y asegura que es el primer sorprendido.“Sevilla es una ciudad idónea para que esto germine porque combina un clima buenísimo, una ciudad bonita que invita a recorrerla y el fomento de la lectura. Saber que si encuentras el libro, tendrás una recompensa”.

Aún así, cree que el carácter de novedad influye. “Lo importante ahora es seguir haciendo cosas para mantener a la gente unida y activa”.

Razones por las que esta idea arrasa en Sevilla

Cuando traslado la misma pregunta a los integrantes del grupo, se despliega todo un abanico de razones por las que la gente ha decidido participar e involucrarse. Algunas de las palabras que más se repiten son juego, socializar, emoción, compartir, intercambiar, crear vínculos y experiencias, colaborar.

Todo eso unido a dos máximas: lectura y cultura. Lo expresa Pepa Asencio. “Es una iniciativa preciosa porque fomenta la lectura, que es una asignatura pendiente en nuestro país”. También Víctor Javier Martínez. “Compartir cultura, en el más amplio sentido. Leer mejora a la persona, despierta la curiosidad, el ansia de conocer y te prepara para que no te engañen con cuentos”.

Aquí están, resumidas, algunas de las claves del éxito.

Vamos a jugar

Madres y docentes están adaptando esta iniciativa al entorno educativo

Madres y docentes están adaptando esta iniciativa al entorno educativo

La idea de juego es la que más predomina, pensada para los niños pequeños pero también para los adultos. Porque el hecho de jugar trae aparejado emoción, diversión, curiosidad, aventura, alicientes, alegría y búsqueda.

Los beneficios para los niños son obvios. La lectura no es obligación, destaca Vanessa Rueda. O como relata Nuria Cantos. “Ver a mi hijo buscando, con ese subidón de adrenalina y ese brillo en sus ojos, fue muy emocionante. También tuve la oportunidad de liberar un libro y observar cómo llegaba su nuevo dueño con sus padres y se lo llevaba abrazado. ¡El libro llevaba meses en el fondo de la estantería!”.

Los adultos también necesitamos, a veces, alicientes. Así lo argumenta Patricia Rodríguez. “Me llamó la atención la posibilidad de acceder a la lectura como si fuera un juego. Un juego en el que participa la ciudad y en el que se reúnen personas con algo en común, por lo que se comparten emoción, risas y, por supuesto, libros”. O también Inés. “No hay mejor aliciente que sentirse otra vez niña escondiendo y cazando libros”.

No son ni una ni dos las lectoras, adultas, mujeres, a las que se les ha vuelto a despertar el gusanillo.

Como Milagros Gutiérrez. “Me encanta leer y lo tenía abandonado por motivos familiares. De pronto me encontré un aliciente para retomarlo, conocer la ciudad, leer libros que no conocía, buscar rincones para dejarlos, mil cosas. Una iniciativa que me ha devuelto las ganas por mi gran afición”. O como Pepi Rodríguez. “He sido lectora compulsiva. He sido selectiva.Y ahora soy casi una lectora en paro, por falta de concentración. Intento a través de este grupo recordar los placeres que me dio la lectura siempre”.

Max Zuñe lo resume de una manera muy ilustrativa: “El hábito nunca desaparece. Puede haber épocas que dejamos de leer pero es como aprender a manejar bicicleta. Nunca se olvida ni deja de estar allí ese deseo de leer”.

Generosidad en tiempos difíciles

cazadores-de-libros-6

Generosidad del que libera y de quien ha creado esta iniciativa sin ánimo de lucro

La espiral de dar y recibir. Crear una cadena humana. Compartir, en tiempos de precariedad. “Dentro de esta sociedad de hiperconsumo en que nos hayamos, esta idea parece un oasis”.

Lo destaca Lola Guisado, desde Carmona, a quien le parece una excelente forma de que su hija experimente “la generosidad, la solidaridad y el intercambio”. Pepita Tartessos también se queda con estas palabras, intercambio y reciclaje, que sobresalen “en una sociedad tan capitalista”.

Pero también hay un sentimiento de gratitud extendido hacia quien está “dispuesto a gastar su tiempo en hacer felices a los demás, sin ningún ánimo de lucro”. Para Leticia Martín, “este tipo de cosas es de las que me hacen ver que hay seres humanos buenos en el mundo y eso en el día a día es mucho”.

Me emociona -asegura Inmaculada Nogales- porque es algo totalmente altruista, todos los que estamos aquí amamos los libros y nos deprendemos de ellos confiando en que caigan en manos que continúen con la cadena”.

No tiene un fin materialista, es solidaria, facilita la lectura entre gente sin recursos… como concluye Mari Fali Gutiérrez, “dónde se pongan los sentimientos, que se quite todo lo demás”.

Factor sorpresa

En el reino de los algoritmos y con prescriptores por todas partes, triunfa la sorpresa

En el reino de los algoritmos y con prescriptores por todas partes, triunfa la sorpresa

Con megaempresas haciendo negocio con los algoritmos, con medios de comunicación perfectamente engarzados en la cadena de marketing, ante la sobreinformación, la recomendación y la prescripción de todos los colores… va y resulta que el factor sorpresa es decisivo.

“Te lleva a descubrir libros que quizás no comprarías jamás”, afirma Raquel Cordones. “Me encanta esta búsqueda con final tan delicioso como leer algo que ni siquiera te habías planteado”, agrega Mamen Cordero.

“Esta iniciativa te incita a leer todo lo que pilles, no es como ir a una librería a buscar algún título en concreto. Es leer todo, lo hermoso de la lectura”, razona Ángela Julia Alonso. “Es una forma de conocer autores e historias que, de otra forma, quizás no hubiera conocido nunca”, añade Jennifer Girol.

Sentido de comunidad

Todavía pende sobre el lector la imagen de bicho raro

Todavía pende sobre el lector la imagen de bicho raro

Clubes de lectura, encuentros, tertulias, redes sociales especializadas… a los lectores les gusta socializar e intercambiar impresiones. Sentir, como dice Pepi Rodríguez, “que leer no es de raros”. Sobre todo, en un tiempo de saturación de tecnología.

“Estamos tan saturados de redes sociales absurdas, televisión basura, que cuando aparece un proyecto como este, salen a relucir las ganas de ser normales, la realidad de lo que pensamos, que no es otra cosa que la de relacionarnos y tener contacto con los demás”, según José Antonio Olivero.

Con la tecnología, la lectura está en desuso. Si le sumas la importancia de integrarte en un grupo donde la mayoría comparte tu afición, el resultado aquí lo tenéis. Encantados de la vida”, opina Isabel Aragón, mientras que Mª José López considera que “aislados en nuestra casa con ordenadores y móviles, éste es un modo precioso de contactar con personas y sacar lo mejor de cada uno para retomar la afición a leer”.

Para Ana López-Manterola, “es una forma muy curiosa de conocer gente y leer y compartir libros con los demás. Es divertido, lúdico y solidario. ¿Qué más se puede pedir?

Sin paredes

cazadores-de-libros-10

Los Cazadores de Libros quieren convertir la ciudad en un gran biblioteca al aire libre

Existiendo bibliotecas, con miles de libros gratis, a las que les cuesta fidelizar usuarios y atraer nuevos… ¿porqué ideas como esta arrasan?

Esa pregunta baila en mi cabeza y las respuestas reflejan dos necesidades: una, la certeza de que a la gente le gusta la calle y está deseando participar en iniciativas de este tipo y dos, que las bibliotecas tienen que hacer un esfuerzo de comunicación y de organización de actividades porque sigue pendiendo sobre ellas una imagen de lugares aburridos y poco emocionantes.

En las bibliotecas todo es muy frío y reina el silencio, además de estar entre cuatro paredes”, piensa Reyes de Borja. “A mi hija no hay cosa que le guste más en el mundo que leer, leer y leer y la biblioteca me parece súper aburrida. Con esta iniciativa, además de leer y descubrir libros e historias nuevas, lo pasamos de lujo cazando y liberando libros”, cree Angelica Lobato.

Ya sé que existen bibliotecas -comenta Raquel Duque- pero eso no tiene la misma ilusión que ir a buscar un libro cual aventura y no saber si llegarás a tiempo de cazarlo o se te habrán adelantado”. “La emoción que sentí cuando cacé un libro, nunca la he sentido en una biblioteca”, compara Inma Jiménez. Y Rocío Barragán matiza: “en las bibliotecas no siempre encuentro alguno de los géneros que me interesan”.

Aligerar presupuestos

cazadores-de-libros-11

La compra de libros ha descendido un 40% desde 2009

A nadie se le escapa que si las ventas de libros han descendido un 40% desde 2009 es, en parte, por la precariedad de los tiempos. Desempleo, presupuestos familiares ajustados, otras prioridades… “Me encanta la lectura y, por desgracia, no puedo permitirme comprar los libros que me gustaría leer”, explica Rocío Durán.

Entre los lectores ávidos, cualquier alivio es bien recibido. Lo ejemplifica Federico Vieira, escritor, lector y parado, quien califica a Cazadores de Libros como “una de las mejores iniciativas que se han producido en el ámbito cultural”. En esta época, resalta, la única manera de llegar a donde no se puede es compartiendo.

Yo soy adicta a la lectura. La verdad es que al mes me gasto una pasta en libros y esta iniciativa hará que el presupuesto baje y consiga leer otros títulos que lo mismo ni conocía”, reconoce Inma Beato.

Ejercicio y lectura

cazadores-de-libros-5

Esta iniciativa une dos aficiones dispares, como la lectura y el deporte

Si hay dos mundos aparentemente antagónicos son el deporte y la lectura. Y en este punto también la caza de libros ha provocado una reacción por la búsqueda y el ejercicio que se practica.

Rafael Barroso no es el único sorprendido. También Elena Rufo. “Mi llegada al grupo ha sido más por ser una apasionada de la búsqueda que de la lectura. Participo en muchos juegos, deportes y eventos de orientación, y me pareció maravilloso unir mi afición a la lectura. Me parece una emoción añadida eso de leer lo que encuentras, libros que ni te habías planteado. Para mí es una puerta abierta”. Y Arapahoe Sol. “Amo los libros. Los necesito como respirar, como los deportes de aventura y de riesgo”.

De tú a tú

cazadores-de-libros-8

Esta iniciativa ha reunido a lectores de todo tipo y condición

Si alguien está haciendo una investigación sociológica sobre tipología de lectores, este grupo sería un buen experimento de campo porque haberlos haylos de todo tipo y condición pero impera el respeto.

Como señala Vicky Bascarán, “ha servido para que muchas personas de diferentes niveles económicos y sociales y de distintas creencias religiosas, políticas y éticas formen parte de un mismo grupo apasionado por un tema en concreto pero que puede dar cabida a que surjan muchas grandes ideas, relacionadas o no con este movimiento”.

Ese poder de la gente, ese de tú a tú, esa igualdad es, para María de la Torre Laviana, una de las claves del éxito arrollador. “Es de la gente, así sin más. Esto lo promueve el Ayuntamiento y no funciona igual. Aquí se parte de la buena voluntad y el esfuerzo de los creadores y del entusiasmo del resto”. Ella, por ejemplo, lo ha comentado en el colegio de su hijo y lo van a adaptar a los alumnos de Secundaria. “De un buen proyecto están saliendo otros”. 

No una razón, sino todas juntas

cazadores-de-libros-13

FOTO de portada: Pixabay

Comenta

  1. Ana López de Manterola Soriano

    Me encanta!!!!
    Muchas gracias por ayudar a que la lectura llegue a todos sin condiciones específicas de entrega, edad o sexo…
    Ilusión por jugar y compartir en una sociedad cada vez más ensimismada y egoista que ahora va despertando a los inconformistas de seguir a la mayoría…
    GRACIAS!!!

  2. Reyes de Borja García

    Tremendo reportaje Sonia. Es magnífico y retrata la actualidad cultural popular de la ciudad de SEVILLA en estos momentos. Bravo. Hay q seguir sumando adeptos.

  3. Carmen

    Alvaro esta haciendo un gran esfuerzo trabajando duro en este proyecto, en el que la literatura y la cultura es el objetivo, pero esto tiene una segunda lectura ya que hablamos de libros que consiste en hacer entre todos una cadena solidaria que seria aplicable en otros muchos sectores y contribuiriamos entre todos a mejorar tantas deficiencias que tenemos a nuestro alrededor y con frecuencia lo unico que hacemos es quejarnos.

  4. Minervagall

    No, la diferencia con bookcrossing no es que se escondan los libros, porque en bookcrossing también se hace. La diferencoa es que los libros de bookcrossing tienen su código bcid (dni del libro) y su propia página web para hacerle el seguimiento, entre otras cosas. Cazadores de libros se acerca a Libros libres, pero no a Bookcrossing. Las tres (Bookcrossing, Cazadores y Libros libres) son tres actividades distintas alrededor de los libros.

Comenta