Sevilla destinará 442.652 euros al libro y la lectura

El fomento del libro y la lectura ha sido incluido como uno de los nueve programas en los que se centrará el Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS) de Sevilla, una vez que se apruebe el presupuesto del Ayuntamiento para 2016. Si no hay novedad tras la actual fase de negociación, este programa contará con una partida de 442.652 euros que atenderá, por primera vez, tanto al sector público (bibliotecas municipales) como al privado (librerías), además de apostar por la dinamización lectora y favorecer la continuidad de eventos arraigados en la ciudad, como la Feria del Libro y la del Libro Antiguo.

Según el documento presupuestario, la dotación para la adquisición de material en la Red Municipal de Bibliotecas de Sevilla será de 60.000 euros, frente a los 12.000 euros contemplados en 2015; mientras que se ha creado una línea específica de subvenciones para el fomento de la lectura y apoyo a las librerías, cifrada en 100.000 euros.

Los responsables municipales han reiterado en distintas ocasiones que Sevilla es una de las capitales europeas con menores tasas de lectura (casi el 50% de los jóvenes de entre 16 y 35 años se consideran no lectores), por eso, su apuesta se centra en las actividades y la dinamización. Se han destinado 234.652 euros, una partida que incluye a bibliotecas y a sector privado.

Además, la Feria del Libro de Sevilla, que este año se celebrará del 28 de abril al 8 de mayo, contará con una aportación de 75.000 euros; 18.000 euros para la Feria del Libro Antiguo y 15.000, para la Academia de las Buenas Letras.

El programa de fomento del libro y la lectura es uno de los nueve diseñados por el ICAS, que abarcan distintas facetas creativas de la ciudad: exposiciones, artes escénicas, música, cine, flamenco, arte emergente, fomento de la cultura y distritos.

Como explica el documento presentado al resto de fuerzas políticas, el presupuesto del ICAS ha pasado de contemplar ‘espacios y programas’ a únicamente programas. El objetivo es “ordenar el gasto de forma más efectiva, mejorar el control, reforzar la operatividad, la claridad y la transparencia del presupuesto, así como adecuarlo a las actuales necesidades culturales desde una perspectiva profesional”.

Hasta el momento, el equipo socialista de Juan Espadas, en el Gobierno desde el pasado mes de junio, había llevado a cabo gestos simbólicos con las bibliotecas, con las librerías y con las pequeñas editoriales independientes sevillanas, pero estas son las primeras cifras que se conocen respecto al papel que jugará el libro y la lectura en la política cultural municipal.

Faltan por concretar otros detalles en la memoria general, como el presupuesto de la Casa de los Poetas, qué solución se dará a las necesidades de personal de la Red de Bibliotecas, si se cubrirán con normalidad los horarios o si se podrán abrir, por ejemplo, las secciones infantiles que todavía permanecen cerradas en los dos últimos centros incorporados a la Red: Felipe González y Julia Uceda.

Otras cuestiones pendientes son de qué manera se realizará la compra de novedades en librerías de cercanía y cómo se articulará la colaboración entre bibliotecas y librerías. 

Comenta