“La edición debe tratarse como a un hijo”

Agustín Mª García López, codirector de la revista literaria ‘Tinta China’, eligió como destinatario de sus preguntas a Javier Sánchez Menéndez, editor de La Isla de Siltolá.

La Isla de Siltolá, referente inexcusable de la poesía española contemporánea, atiende hoy la práctica totalidad de los géneros literarios. En consonancia con la dimensión que han adquirido las entradas del blog, los microrrelatos y los aforismos, los ha incluido en su extenso catálogo. ¿Cuál ha sido la respuesta del público lector?

La respuesta es siempre muy positiva y valoramos la lealtad y la fidelidad de nuestros lectores. Hay que trabajar la pluralidad para intentar llegar a todos los lectores posibles. No obstante, seguimos potenciando la poesía como nuestro punto de partida y de llegada. La poesía es el género supremo de las artes.

Hace poco, se celebraba en Plasencia un congreso de las editoriales independientes que se ubican en la periferia. Tal vez hoy ya no existan muros ni extramuros. La periferia no impone límites cualitativos ni -al menos, de manera rigurosa- cuantitativos. ¿Cuáles han sido -en tu opinión- los factores que han contribuido decisivamente a que esto ocurra?

Principalmente el monopolio de las editoriales que copaban los géneros, multinacionacionales o no, ellas hacían valer su poder en unos nombres y apellidos que en absoluto eran reflejo de la creación contemporánea en España. La labor de las pequeñas editoriales en este sentido ha favorecido que el abanico se abra, y lo hace cada vez con más fuerza.

La colección Tierra de Siltolá ofrece en sus cubiertas un damero de color que adquiere -en cada nuevo título- un juego de matices diferente. ¿Qué lugar ocupa el diseño gráfico en vuestras publicaciones?

Valoramos el contenido sin olvidar el continente. La edición debe tratarse como a un hijo, y cada uno requiere dedicación, amor y tiempo. Diseño, elegancia, gusto e imprenta tradicional, son los factores que defendemos. El contenido debe estar envuelto en los mejores ropajes.

Comenta

Comenta