Nace la Red de Librerías Con-sentido

En distintos puntos de la geografía andaluza, y de manera escalonada durante la primavera, se inaugurarán cinco librerías que se han agrupado en la Red Con-sentido. 

Algunos extrabajadores de Beta se han organizado para ocupar el vacío dejado por la cadena sevillana y transformar un amargo proceso de dos años en una oportunidad: librerías con marca propia pero con una estrategia común.

POR Sonia Domínguez / Sevilla, 15 FEB 2017

Dos en Sevilla con el nombre de Botica de lectores. Una en Huelva llamada Dorian. Otra en Jerez de la Frontera, Alavera, y Bahía de Letras en el centro neurálgico del Campo de Gibraltar.

El mapa de librerías de Andalucía se reactivará con la apertura de estos cinco espacios, que se han unido en la Red de Librerías Con-sentido. El objetivo es sumar fuerzas para organizar y difundir eventos, centralizar compras o diseñar campañas.

Este es el final feliz, o el principio vertiginoso, para algunos de los antiguos trabajadores de Beta. De los 46 empleados de la veterana cadena sevillana, nueve han dado un paso al frente para transformar la desaparición de sus puestos de trabajo en una oportunidad con la que seguir desarrollando la pasión por los libros.

No sé vivir sin libros. Si enfocas esto como un trabajo, no funciona. Es una pasión”, dice Rafa desde Sevilla. “Hay que ser valientes en la vida. Con ganas y con trabajo, las cosas salen adelante”, afirma Maru, otra de las protagonistas de esta iniciativa. “Cuando tienes mucha ilusión por algo, el que está enfrente lo nota”, piensa Francisco desde Jerez. “Da vértigo pero es muy ilusionante. Somos gente muy enrollada. Tiene que salir bien”, vaticina Gema desde Huelva.

La idea es que las cinco librerías de Con-sentido estén a pleno rendimiento durante la primavera

Estos son días de mucho trabajo, papeleo y gestiones.

A finales de febrero abrirá la primera librería sevillana en Los Remedios. En marzo se incorporará el segundo local de Botica de lectores en el mismo barrio y abrirá sus puertas Bahía de Letras. La librería gaditana mantiene el local que Beta tenía en el Centro Comercial Bahía Plaza. En Huelva, inmersos en una reforma, y en Jerez, a la espera del resultado del concurso de acreedores, esperan tenerlo todo listo en abril.

Amplia experiencia en el sector

En Sevilla, tras Botica de lectores, se encuentran Rafael Rodríguez, María Eugenia Rodríguez y Miguel Ángel Neva.

Están en una nube, cuentan, “aunque la cantidad de trabajo nos mantiene con los pies en el suelo”. A seis manos reforman, negocian, deciden y programan. No es una decisión improvisada. Es una salida natural para quiénes llevan muchos años trabajando en el sector.

Rafael, por ejemplo, entró en Beta nada más terminar la carrera y, a lo largo de 17 años, ha ido pasando por distintos puestos, de auxiliar a dependiente, de encargado de tienda a coordinador general y, en los últimos seis años, ha trabajado como director de operaciones. Maru y Miguel Ángel han sido libreros durante más de una década.

Maru, Rafa y Miguel Ángel han apostado por dos locales en el barrio de Los Remedios / FOTOS: PEPA PONCE

Hace dos años empezamos a hablar de hacer algo. Sabíamos que Beta iba a terminar como ha terminado. Por la posición que teníamos en la empresa lo vivíamos de forma directa, era muy difícil evadirte de la realidad. Cuando empezó a degradarse completamente, nos decidimos a montar librería física”, explica Rafa.

En enero se produjo la salida definitiva de la empresa a través de un Expediente de Regulación de Empleo y se aceleró todo el proceso. Se pusieron manos a la obra con la adecuación de los locales, el diseño de una imagen corporativa completamente diferente, el contacto con distribuidoras y editoriales.

La historia de Dorian en Huelva es similar. Gema Albarracín y Sergio García llevaban nueve y ocho años trabajando como libreros, y han creado una cooperativa con sus respectivas parejas, Willy Barrera y Gema Álvarez, que se ocuparán de la parte no visible del trabajo, como la contabilidad, la comunicación o la programación.

Lo de Beta era la crónica de una muerte anunciada. El cierre definitivo llegó cuando ya teníamos el proyecto muy trabajado, el plan de empresa, el logo”, indica Gema. En su caso, están reformando el local situado en la principal calle comercial de Huelva, con una fachada protegida, más de cien metros cuadrados de tienda y un patio al que esperan sacarle mucho jugo, en una segunda fase tras la apertura.

Trabajo en equipo

La idea de crear la Red Con-sentido también surgió de manera natural porque, como resume Gema, “somos muy de trabajar en equipo”.

Al principio hablamos de ayudarnos entre nosotros pero decidimos que lo mejor era asociarnos, crear la Red de Librerías Con-sentido. Cada uno tenemos nuestro nombre, nuestra empresa, pero vamos a provocar que existan sinergias con los eventos, las compras, para poder tener mayor fuerza con los proveedores, y desarrollar proyectos y acciones promocionales comunes”.

Rafael Rodríguez señala, además, que “a los proveedores les parece atractivo porque, en vez de implantar en una tienda, implantan en cinco. Hemos sido muy bien recibidos por todo el mundo”.

Francisco Román acumula una experiencia de 27 años como librero pero nunca con un proyecto propio. Con Alavera en Jerez, cree que esta Red no sólo es interesante para ellos o los proveedores, sino también para los clientes y para los autores locales, que tendrán la oportunidad de hacer una ruta de presentaciones y de obtener una mayor visibilidad entre todas las librerías.

Las cinco nuevas librerías seguirán apostando por un modelo generalista y de fondo. El objetivo también es potenciar la programación cultural, más allá de las tradicionales presentaciones.

En Bahía de Letras, por ejemplo, con un local de 300 metros cuadrados, además de crear una zona de descanso que sirva como lugar de encuentro, pretenden redecorar y transformar la sección infantil para que se puedan realizar todo tipo de actividades, desde cuentacuentos en inglés y español, talleres o clubes de lectura. “Queremos generar más inquietudes culturales”, explica Luis Miguel Uceda.

Larga vida al libro

Según el Mapa de Librerías de Cegal, Andalucía es la tercera comunidad con mayor número de librerías, un total de 473, y presenta una densidad de 5,6 librerías por cada 100.000 habitantes. Pero es difícil conocer su tipología y distribución porque no existen análisis detallados de carácter autonómico.

Francisco Román cuenta que en Jerez hay cuatro librerías de fondo para una población de 200.000 habitantes. En Huelva, “no había una librería grande, en la que puedas pasear, sentarte, encontrar tranquilamente lo que buscas”. En el Campo de Gibraltar, Bahía de Letras es la única de fondo para cerca de 240.000 habitantes.

En Sevilla, tras un final de año convulso con cierres, traspasos y traslados, la apertura de estas librerías vuelve a dar buenas noticias al sector.

“El libro tiene vida, como mínimo, para 30 años y creo, es una opinión personal, que no va a desaparecer nunca”

Se ha generado una alarma social con lo del cierre de librerías pero se está achacando todo a la caída del libro y no es lo mismo. Cuando Beta ha caído, la crisis del libro ya había pasado”, asegura Rafael.

“Es cierto que eso es lo que se ha transmitido para justificar el cierre de la empresa pero el libro no ha caído. El libro tiene vida, como mínimo, para 30 años y creo, es una opinión personal, que no va a desaparecer nunca”.

Convivirá con más elementos y más formas de lectura. Venimos de una crisis económica importante pero el libro sigue teniendo su industria y su protagonismo. Va cambiando la forma de comercializarlo y tendremos que adaptarnos a eso”, argumenta.

Maru Rodríguez comparte la misma opinión. “El libro sigue vivo. Tenemos que estar al día para saber lo que la gente te va a reclamar. El lector de siempre ya sabe qué quiere pero tienes que estar al día con los jóvenes lectores”. Unos jóvenes que, como dice Francisco, “están haciendo que resurjan temáticas y géneros que antes eran minoritarios”. 

A la pregunta de si les afecta la pérdida de credibilidad con las distribuidoras, Rafael Rodríguez responde que “el problema ha sido financiero, no sólo de credibilidad. Beta ha dejado mucho dinero a deber. Los proveedores están colaborando magníficamente pero es un lastre que tenemos que arrastrar. ¿Nos va a perjudicar eso? Creo que no. Eso se contrarresta con la ilusión y las ganas de trabajar. Al final se recuperará y llegará el momento en que podamos trabajar con normalidad”.

Comenta

Comenta